Tipos de Parquet a Elegir para tu Salón

Tipos de Parquet a Elegir para tu Salón

Ampliamente utilizado en interiores, el parquet es el revestimiento de suelo cálido por excelencia que se adapta perfectamente a las estancias más rústicas y a las más modernas. ¿Sigues dudando? Materiales, acabados, formatos, ¡encuentra todos nuestros consejos de decoración sobre tipos de parquet para embellecer tu salón a tu gusto!

Recuerda que nuestra empresa de reformas ofrece un servicio interesante para particulares, empresas o comunidades de propietarios que necesitan reparar total o parcialmente unas instalaciones.

Un material adaptado a tu estilo de decoración

En cuanto a los revestimientos del suelo, el parquet también puede adaptarse. Por un lado, está el parquet macizo, que es imprescindible en la decoración. Con sus numerosas tonalidades y la elección de especies europeas o exóticas, este tipo de parquet es también el más resistente de todos los suelos de madera. Puede colocarse con pinzas, flotante o clavado y da un aspecto muy elegante y cálido a la habitación.

A diferencia del parquet macizo, el parquet técnico está formado por diferentes capas, incluida la capa de desgaste de la madera, lo que le confiere el mismo aspecto que la madera maciza, y a un coste menor. Fácil de instalar y de mantener, esta solución puede resultarte atractiva. En cuanto a la estética, no faltan tonos y formas para crear diferentes ambientes, desde los más clásicos hasta los más innovadores.

Por último, el laminado imita perfectamente la decoración y las vetas de la madera. Si tienes limitaciones de presupuesto, el laminado es la solución ideal con una relación calidad/precio inmejorable. Ya sea liso o de color, depende de ti elegir la sobriedad o la fantasía según el estilo que quieras para tu salón. Sin embargo, ten en cuenta que técnicamente no es un suelo de parquet y, a diferencia del parquet, no se puede renovar.

Suelo de madera en bruto colocado en forma de espiga
Suelo de parquet encolado con acabado barnizado
Suelo laminado de imitación de roble claro con acabado aceitado

Ya sea de roble, haya o acacia, debes saber que son posibles muchos acabados para dar a tu suelo un aspecto totalmente personalizado.

Este último puede ser barnizado o sellado. Este es el acabado más económico y ofrece un mantenimiento más fácil a lo largo del tiempo. La capa barnizada garantiza la impermeabilidad y el brillo de la madera. Para el mantenimiento, limita al máximo el uso de agua y utiliza un limpiador poco abrasivo.

Un acabado aceitado resalta el aspecto auténtico de la madera. Sin embargo, requerirá un mantenimiento regular cada 6 meses aproximadamente, con la aplicación de un aceite específico.

El acabado encerado es la opción más natural. Su capa protectora rellenará los poros de la madera a medida que se endurezca, para conseguir un acabado muy estético. Sin embargo, hay que tener cuidado con el mantenimiento de la madera, ya que será necesario un ligero lijado antes de aplicar una nueva capa de cera.

Un formato adaptado al estilo de la sala

El formato de las tablas tendrá un impacto significativo en la apariencia de tu espacio vital. La tendencia actual es la de las tablas anchas o incluso extra anchas, que dan un aspecto muy chic a la habitación y resaltan los muebles asociados. Si, por el contrario, prefieres un tipo de parquet más fino, los formatos de 2 o 3 tiras aportan mucho encanto a la habitación sin dejar de ser muy fino. La elección es tuya, ¡tú tienes la última palabra!

La forma de colocar el suelo también es importante. Si tienes un salón pequeño, es importante que pienses en la dirección de la instalación para poder “ampliar” la habitación.

Además de sus características estéticas, el parquet macizo es también un excelente aislante térmico y acústico. Aunque su precio por m² es un poco más caro, debes saber que la inversión se amortizará rápidamente a largo plazo gracias a su inigualable robustez. Como puedes ver, el parquet lo tiene todo.

Por último, dado que la colocación de un suelo de parquet es un proceso delicado, deberías ponerte en contacto con un profesional para que te ayude a elegir los mejores materiales y se asegure de que el trabajo se lleva a cabo de acuerdo con las normas del oficio.